lunes, 7 de marzo de 2011

Corazones extremófilos. Dedicado a F con algunas de sus palabras


¿Y entonces,
sin saber cómo ni cuándo,
uno decide que se enreda
o sin decidirlo se enreda
así nada más?

Y no se sabe,
si es por la cercanía,
el irresistible aroma
que libera al pasar,
las circunstancias
o es todo o es nada,
pero se enredan los pensamientos
hasta materializarse
ante nuestros ojos
atónitos.

Sin nuestro permiso,
hormigueándonos los labios
se trepan insistiendo
que hagas algo al respecto
¿Cómo ignorar esa sensación?

El punto es que se enredan los destinos,
volviéndose fuego,
entre las manos,
brincando del filo de los dedos
a los labios sellando los mensajes
de lengua a lengua
sin más intermediarios
y pasan ambas cosas
nos enredamos y hacemos todo lo posible
para diluir las sensaciones
incendiarias sin lograrlo,
afortunadamente.

7 comentarios:

Allek dijo...

Despues de un tiempo he regresado con un "Tornado" que tengas maravillosos días.. un abrazo!

marichuy dijo...

Uno no sabe, creo. Sólo hasta que ya está bien enredado es cuando viene a notarlo. Quizá sea mejor así, de lo contrario tendría mucho miedo.

Abrazo

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Benditos los tornados que toooodo lo revuelven

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Marichuy, es curioso tu comentario, porque ya había decidido salvarme a tiempo del incendio, según mi atinado olfato. Cuando vino a mi mente la frase recién discutida en una reunión de trabajo “Qué haría si no tuviera miedo” je y bueno si no tuviera miedo el mundo me quedaría chiquito jajajjaa

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Haciendo la aclaración de dónde salío este escrito y con que fin. Ji

Carlos Uvé. dijo...

Me gusta como escribes =)
Pasaré a leer cada nueva publicación.
Saludos.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Carlos,
Me parece bien, saludos y como ya dije, me gusta el nombre de tu blog