martes, 14 de octubre de 2008

Condenado Amor

Cada amor
y sus besos,
sus recuerdos,
serias dosis de tormentos.

Cada momento,
trae mil notas
del pasado,
que nos permiten
ahora gozarlos.

No es que vengamos cargados,
pero a veces somos tan complejos,
porque no simplemente,
nos amamos,
tenemos hijos,
y si un día nos dejamos
nos amamos más por la oportunidad,
de volver a empezar,
con la cabeza llena de ideas
y el corazón repleto de experiencias,
dulces esencias de tu piel,
tus aromas,
tus sabores.

Por que el amor a veces me parece
un vacío
que me reclama
fidelidad.

Por que el amor no me deja en paz.
Es una queja llena de placer.

Porque aunque lo niegue,
me agrada que el condenado
ande merodeando por aquí
una y otra vez,
como si nunca tuviera suficiente de mi.

5 comentarios:

marichuy dijo...

Ya quisiera yo tener una queja placentera... en estos días no encuentro muchos motivos para quejarme así.

Saludos

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Es que el amor tal vez nos dará todo, menos paz (al menos la variante del amor que los filósofos llaman "amor-pasión"... que es la variante interesante, ¿no?).

Cuentos Bajo Pedido ¿y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Interesante o desastrosa???

Cuentos Bajo Pedido ¿y tu nieve de qué la quieres? dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eratóstenes Horamarcada dijo...

Interesante... y desastrosa. :S