martes, 17 de marzo de 2009

Que el día en que te marchas pase rápido




Espero que,
el día en que te marchas
pase rápido y
nos baste con saber
que ahora estás tranquilo,
ya todo recuperado.

Quisiera que al verte en paz,
yo también pudiera descansar,
pero se me revuelven los recuerdos
como una baraja suelta en mi interior.

Todos tenemos una historia contigo,
repasamos los recuerdos,
como si con eso
fuera posible retenerte
en pensamientos.

A cambio,
nos rebrota tu cariño claro y conciso
en nuestro corazón,
que siempre sea un consuelo,
traer de vuelta lo que juntos construimos.

3 comentarios:

marichuy dijo...

Las despedidas nunca son fáciles; a veces nosotros -los que nos quedamos- somos quienes, ya sea por amor, dolor o cobardía, no los dejamos ir.

Y aunque pase rápido, duele, siempre duele

Un abrazo

Imaginario dijo...

exelente entrada, llena de sentimientos! te felicito! saludos

Juan! dijo...

Como creo que no puedo decirlo mejor que mi estimadísima paisanita, me queda mandarte un abrazote y felicitarte por la entrada!

Yo