miércoles, 21 de marzo de 2012

¿Y el postre?


Y de postre,
estaba tu mano atrevida,
convirtiendo tus caricias
en caramelo
derretido,
que escurría por mi piel.

Y el postre,
era nuestra cercanía,
esa destreza,
esa torpeza,
que hace que
se nos escurra helado
por entre la comisura de
los labios.

El postre,
era tu corazón
enredado,
los ojos
que lo acompañan,
era mi cintura
y el quiebre de mis caderas,
entre tus manos.

El postre eras Tú
era Yo,
éramos ambos,
nuestro cuerpos entrelazados
tan sólo,
por un brevísimo instante.

El postre,
era eso de lo que
más queríamos,
sabiendo de antemano
que no se podría,
por lo que en segundos
nos devoramos,
hasta quedarnos
con los sentimientos
alterados.

De postre nos regalamos,
un dulce recuerdo,
que ahora nos brincotea
en la punta de la lengua
y en la orillita de los dedos.

¿Cuánto nos durará este deseo?




Por el placer de crear hemos dado a luz un nuevo espacio, en donde subiremos fragmentos de lecturas que hacemos  como “Postre” después de la comida día a día. los invitamos a nuestro nuevo blog,


http://yelpostre.blogspot.mx/

¿Y el Postre?
Y de postre, una lectura sabrosa, que nos deje un grato sabor en la punta de la lengua…

http://yelpostre.blogspot.mx/2012/03/de-conjuros-de-felipe-garrido-la-piel.html

4 comentarios:

tessycifuentes dijo...

A la edad que tengo, ya no habría motivo de regaños si me engolosino de ese modo con el postre ;)
Visitaré el nuevo blog, al fin que ya sabes lo poquito que me gusta leer, jeje.
Saludos, Vale.

marichuy dijo...

Y que el deseo dure lo que tenga que durar. Pero que al final, antes o cuando sea, vaya acompañado por un buen postre.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Me gusta eso de que dure lo que tenga que durar, y eso cuánto será?

virgi dijo...

A mí también me gustó leerte, ahora pensaré de qué quiero la nieve.
Besos