viernes, 20 de julio de 2012

Epazote y Quesillo




Limpié
con anterioridad
el manojo
de epazote
para que quedaran
las puras hojitas
como me gusta.

Desmenucé
la gigantesca bola de
queso Oaxaca,
en finas tiras
mientras picaba
una que otra
hebra para entretener
mi inquieta boca.

Preparé un kilo
de quesadillas
con ricas tortillas
de harina.

Todo para que,
si la comida
se convertía en cena,
pudiéramos seguir
todos
apretujados
y sentados
en la mesa.

Cómo disfruto
que sean las comidas
laaaaargas,
cuando uno se siente
a gusto.

5 comentarios:

tnf25 dijo...

que rico!!! me antojaste las quesadilas y una larga comida que se convierta en cena!

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Mmm, laaargas comidas, comparto que dos kilos de quesillo, un kilo de tortillas y un manojo de epazote no fue suficiente para lo laaaarga que se hizo la comida y lo a gusto que lo pasamo. Para la próxima hago el doble y pues te invito je.

marichuy dijo...

El puro nombre se antoja. Una oda a la quesadilla original: de quesillo con epazote.

Abrazo con antojo de quesadilla

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

mmm si que rico Marichuy

Luis Carlos Bonilla Sandoval dijo...

Sensaciones y sabores, colores e imaginación.
Excelente tu blog. Vuelvo.

Te invito a que pases por mi casa

Luis Carlos
Saudades da volta